Subimos un par de metros desde el árbol del pie en dirección a la casa palacio y giramos a la derecha. A unos tres o cuatro  metros tras haber girado a la derecha hay una pequeña fuentecita entre arboles y al fondo esta el busto de Amalia.  

3.1. Busto de Amalia Heredia Livermore en el teatrillo

Busto Amalia Heredia

Las crónicas y testimonios de la época dan mayor protagonismo a Amalia Heredia en el diseño, creación y cuidado del Jardín de La Concepción que a su marido Jorge Loring. Por eso la Asociación de Amigos del Jardín de La Concepción decidió regalar un busto de la ilustre dama para que fuera expuesto en esta zona del jardín, llamada del “teatrillo”. Esta zona es llamada así porque en esta zona se ponía un escenario en las fiestas y verbenas donde representar obras de teatro según el testimonio de algunas fotos familiares que han llegado a nuestra época.

Mucho hemos hablado ya de Amalia Loring que con solo la educación de institutrices acabo siendo una de las mujeres mas cultas, ilustradas e interesantes de la Málaga del siglo XIX. Pero no solo era una estudiosa con una buena biblioteca, era una defensora a ultranza de nuestro patrimonio. Esta defensa de nuestro patrimonio fue uno de los motivos que le llevo a coleccionismo de monedas antiguas y a la creación del propio museo loringiano. Un ejemplo de su amor por la cultura fue su actuación en el incendio de la Alhambra de Granada el 17 de septiembre de 1890.

El incendio de la Alhambra afecto al patio de los Arrayanes, el Salón de Embajadores y la Torre de Comares. Se da la circunstancia de que el matrimonio Loring estaba pasando unos dias en Granada cuando se declaro el incendio y la falta de medios llevo a Amalia a luchar con el fuego “como un obrero mas”. La prensa de Granada relataba dias después del incendio como la “una distinguida señora malagueña acarreaba cubos de agua como un peón más, contribuyendo con su trabajo material a la extinción del fuego del mas admirado de nuestros monumentos árabes sin temor al que dirán o a estropear o manchar su bonito traje“. Amor por la cultura y coraje, dos de los atributos que la historia ha atribuido a la Marquesa de Casa Loring en innumerables sucesos y anécdotas.

Dirigirse ahora hacia la casa palacio y se encontrara sin dificultad una fuente redonda con una estatua de un niño-tritón agarrando un pez. Buscar una “palmera” de 3 metros apoyada en una muleta de color verde.

3.2. Sagú del Japón (Cyca revoluta) 

Sagú del Japón (Cyca revoluta)

Planta muy común en toda Asia porque de ella se extrae una especie de harina llamada sagú muy utilizada en la cocina asiática. Es muy sensible al frío por lo que en Europa solo se cultiva bien en el exterior en la zona mediterránea. Y aunque parezca una palmera en realidad es un árbol, un árbol primitivo cuyos antepasados convivieron con los dinosaurios, una especie que sobrevivió a las glaciaciones.

Este ejemplar que señalamos es de los más antiguos del jardín (más de 100 años) y posiblemente de Europa, tanto, que necesita un bastón para no caerse como cualquier anciano. Alrededor de la Fuente del Tritón se pueden observar otros ejemplares algo más jóvenes fruto de reproducciones posteriores a los que plantó Amalia Heredia. Estas plantas prehistóricas son dioicas, es decir hay ejemplares machos y hembras creando ambos en su parte más alta grandes estructuras florales en la época de la reproducción.

Mirar ahora a su izquierda, escondida tras algunas ramas hay otra cyca un poco diferente con varios brazos en su extremo…

 3.3. Sagú de Nueva Holanda (Cycas circinalis)

Sagú de Nueva Holanda (Cycas circinalis)

Procedente de Birmania es una hermana tóxica de la especie anterior. El Sagú de la Circinalis produce espasmos intestinales por lo que ha sido arrancada y descuidada como especie en su lugar de origen. Muy al contrario que la cyca anterior de la que desde antiguo hay grandes plantaciones.  Por eso es muy raro encontrar ejemplares antiguos de estas circinalis, tanto por el Mediterráneo como por su propia zona de origen…pero aquí podemos apreciar dos ejemplares centenarios (el otro en el mismo seto a la izquierda con una muleta verde).   Podemos decir que estos dos ejemplares son las plantas más raras y exclusivas de todo el jardín y posiblemente de las más caras… si las maravillas de La Concepción tuvieran precio.

La Cycas circinalis también es una especie dioica pero parece que Amalia Heredia no lo sabía  ya que plantó dos hembras, que lógicamente no se pudieron reproducir en el jardín, por lo que son los dos únicos ejemplares antiguos que tenemos aquí.

Las cycas hacen “brazos” desde el pie de cada ejemplar pero es muy poco habitual según los libros que hagan brazos a mitad de su tronco. De hecho la de la izquierda tiene dos hijuelos antiguos que nacen desde sus pies como otras muchas cycas revolutas alrededor del estanque del Tritón. Pero el ejemplar de la derecha tiene 5 brazos a mitad del tronco lo que se supone es casi imposible…una de las muchas joyas de La Concepción.

Ahora sin abandonar la Fuente del Tritón nos desplazamos a un árbol junto al lado izquierdo de la escalera, un árbol que esta como “tumbado”.

3.4. Drago canario (Dracaena draco)

Justo en el lado derecho de la escalera que sube al Palacio de los Marqueses de  Casa-Loring, podemos ver un árbol muy viejo y muy inclinado.

Drago canario del Jardín de La Concepción

Aunque no lo parezca este árbol de tronco tumbado con dos muletas que lo sujeta es un Drago canario. Árbol prehistórico que puede vivir cientos de años con algunos ejemplares muy famosos en Canarias como el actual de Icod  de los Vinos al que se le calcula más de 500 años.

Este ejemplar de la Concepción es centenario y presenta unas circunstancias muy especiales. Como se puede apreciar está tumbado hasta casi caerse ¿por qué?. La respuesta está en los árboles cercanos que le tapan la luz por lo que ha tenido que “estirarse” hasta encontrar un hueco de jardín donde poder tomar rayos del sol. Algunos ingenieros de paneles solares que han visitado La Concepción aseguran que si tuvieran que poner uno de esos paneles en esta zona para el máximo aprovechamiento solar  lo harían justo en el lugar y con la inclinación de la copa de este Drago.

Pero como puede verse, este hermoso ejemplar comenzó a hacer raíces bajo su tronco para intentar alcanzar el suelo antes de que la inclinación lo tirara. Cuando el Ayuntamiento compró el jardín le puso dos muletas para evitar esa caída. Desde entonces el Drago ha dejado de fabricar estas raíces de apoyo pues de alguna forma sabe que ya está sujetado. Una de las maravillas de La Concepción, que en su época de abandono nos ha dejado adaptaciones naturales imposibles de ver en otros jardines cultivados por la mano del hombre. Pero hay más magia

Hércules y el árbol de las manzanas de oro

Todo el mundo conoce la leyenda de Hércules y la obligación de realizar 12 trabajos en penitencia por el asesinato de sus propios hijos. El trabajo número 11 consistía en ir al Jardín de las Hespérides y volver con unas manzanas de oro que crecían en un hermoso árbol. Una versión de esta historia sitúa el Jardín de las Hespérides en las Islas Canarias y el árbol como un Drago. Ese drago de manzanas de oro estaba cuidado por ninfas que tenían como guardián a un dragón de 100 cabezas. Hércules luchó con el dragón matándolo y robando las manzanas. Lo que Hércules no vio es que el dragón, muerto a  los pies del Drago, derramó su sangre hasta las raíces del árbol. El árbol bebió la sangre de dragón y desde entonces su savia es roja. Savia de sangre de dragón.

Sangre de Dragón

Si se miran algunas heridas que tiene este ejemplar de la Concepción se podrá comprobar cómo su savia y efectivamente es roja. Esta “sangre de dragón” era muy apreciada en la época medieval por la medicina ya que según se decía te hacia invulnerable. Y algo de razón tenían pues la savia del Drago posee un antibiótico natural bastante potente. En la época medieval las infecciones eran la primera causa de muerte por lo que tomar un antibiótico podía hacerte verdaderamente invulnerable

  

Nota: Que nadie dañe al Drago de la Concepción esperando ver  brotar la savia roja porque en realidad es blanca y solo tras 24 horas se hace roja cuando ya se ha secado.

Ya podemos subir las escaleras delante de la Fuente del Tritón para encontrarnos con la Casa-palacio

3.5. Casa Palacio de los Marqueses de Casa-Loring (Algo más que un lugar de veraneo)

Casa Palacio de los Marqueses de Casa-Loring

Mansión del siglo XIX de estilo clásico perfectamente armonizado con el jardín. Esta mansión presenta en su fachada principal un apilastrado dórico en la planta baja y jónico en la primera planta, con sobredinteles con ménsulas que coronan los huecos. Con una bonita balaustrada en la terraza, remata el cuerpo central un frontón proyectado levemente hacia fuera.

Esta fue la casa de veraneo de los Marqueses de Casa Loring primero y de la familia Echevarría Echevarrieta después. En 2002 sufrió una importante restauración que la acondicionó dotándola con amplias oficinas, salas de reuniones y un salón de actos polivalente. Se uso desde entonces para ser la sede del Patronato Botánico Municipal de Málaga, que era el organismo público que gestionaba el jardín de los “cien verdes” hasta su desaparición en 2016. Actualmente se han trasladado a este emblemático edificio las oficinas del área de medio Ambiente del Ayuntamiento de Málaga.

Uno de sus espacios más bellos es un patio estilo andaluz que se puede ver tras una puerta en el lado izquierdo

Patio del Palacio Loring

del edificio (según se mira de frente). Este patio conserva las columnas de hierro originales que aguantan la balconada interior desde la creación de la casa pudiéndose leer en el hierro forjado aún la marca “Heredia” (de la fundición del padre de Amalia Heredia fundadora del jardín). Un bello espacio con una fuente de marmólina blanca en su centro y recubrimiento de azulejos en sus paredes. Todas estas  características típicas de los patios andaluces de las casas más señoriales que no siempre se pueden visitar.

Pero la casa de verano de los Loring albergó dos tesoros muy valiosos que le dan su verdadero prestigio: la biblioteca  y a la propia Amalia Heredia y sus tertulias políticas.

La biblioteca estaba situada en el extremo izquierdo de la casa según se mira, justo al lado del cenador de glicinia, en uno de los laterales de la casa. Esta biblioteca albergaba ejemplares incunables como un Plutarco, un  Santo Tomás o un Bocaccio. Se dice que además albergaba una “Biblia Gutenberg”. Las “Biblias Gutenberg” fueron los primeros libros que se editaron en el mundo con una imprenta y se sabe que fueron 180 del que hay localizados solo 48 ejemplares. Los incunables descansan en la Biblioteca Nacional pero de la “Gutenberg” nunca más se ha sabido desde la muerte de los marqueses. ¿Era solo un rumor?

Biblioteca Palacio Loring

Decíamos que el segundo tesoro fue Amalia y sus tertulias políticas. Esta contrastado que Amalia Heredia, Marquesa de Casa Loring, no destacaba por sus fiestas de señoras si no por sus tertulias y congresos políticos. Aunque era su marido, Jorge Loring, el personaje público (fue diputado a cortes en varias legislaturas) se ha evidenciado que era ella la que movía ideas e idealistas. Enmarcada en el partido conservador de Cánovas del Castillo, el insigne político pasó largas temporadas en esta mansión como invitado. Cuando en septiembre de 1875 presentó su proyecto de restauración monárquica, había pasado el verano en La Concepción por lo que no es de extrañar que esa idea fuera gestada en esta finca, entre cycas y ficus pastores.

La vinculación política era tan importante que una de las hijas de los Loring se casó con Francisco Silvela el que fuera por dos veces presidente de España (tras la muerte de Cánovas del Castillo). No debe ser casualidad, conociendo el nivel intelectual y el compromiso político de Amalia, que acabara siendo suegra del Presidente de España. Es muy destacable la fotografía donde un Silvela entonces Presidente, juega a las cartas en La Concepción con Amalia. El presidente tiene cara de pocos amigos porque, según se dice, Amalia era además una excelente jugadora de cartas.

En la biblioteca hay actualmente una colección de muebles restaurados de los que se encontraron en la casa cuando la adquirió el Ayuntamiento. Destaca un piano de raíz  y una silla para jugar al póker con cenicero y bolsillo secreto para guardar un puñal. (Esta habitación no se suele poder visitar habitualmente aunque se ven los muebles por las ventanas).

Y aunque aquí destaquemos esa vertiente política de Amalia además de la ya destacada de su pasión por la arqueología, aun nos queda por revelar otra de sus virtudes: la pasión por la educación. Porque si el visitante piensa un poco, todo lo que hacia Amalia era disfrutar del conocimiento en todos sus aspectos. Y en esa línea promovió entre la burguesía de la ciudad donativos para la creación del primer colegio para chicas que tuvo Málaga, el Colegio de las agustinas de la Asunción. Una mujer excepcional de final del siglo XIX que destacó entre la burguesía malagueña por su cultura y su amor por el  conocimiento. Una mujer que estamos empezando valorar y admirar a través de uno de sus legados más hermoso, La Concepción.

3.6. Cenador de Glicinia (Wisteria chinensis)

Cenador de glicinias en plena floración

Planta trepadora caduca, de tallos leñosos procedente de China. Usada en perfumería por su agradable olor, su ubicación es uno de los grandes aciertos botánicos que atribuimos a la familia Loring. Como todas las casas señoriales era normal poner un forjado junto a la casa para pasar a la sombra las tardes del verano y cenar al fresco. Lo habitual es poner una parra que pierde sus hojas en invierno dejando pasar el sol en la estación fría y las vuelve a llenar de hojas en verano para dar sombra. Pero los Marqueses de Casa Loring ponen una planta que hace esa misma función al ser de hoja caduca, pero con la gracia de crear en marzo racimos de flores de un olor increíblemente dulce y agradable.

“Pata” el Cenador de Glicinia

Con el paso de los años todo el cenador está lleno de esta trepadora por lo que a final de marzo se presenta un espectáculo morado que suele traer visitantes de toda Andalucía. Aunque solo dura dos semanas, la caída de las flores producen una alfombra morada que prolonga el espectáculo de color y olor siempre una semana más.

Tenemos que atravesar el Cenador de Glicinia desde la casa hasta el final y girar a la izquierda. Andamos unos pocos metros y veremos un cartel de azulejos anunciando el mirador tras un canal de agua.

Desgraciadamente este apoyo en los últimos años está sufriendo el ataque de insectos que la están matando, aunque  aún sigue siendo una anciana preciosa. Pero los años de abandono han dado a este cenador otro aspecto interesante. La glicinia es una planta enormemente invasiva y con mucha fuerza. Si se busca el soporte izquierdo más alejado de la casa se verá que  ha sido invadido y retorcido, siendo ahora la glicinia la que hace de soporte realmente. El peso de la glicinia  esta haciendo que el cenador se desplace hacia el lado contrario de esta “pata”. Y la glicinia que se ha dado cuenta, ha decidido agarrase a los árboles cercanos por si acaso. Si el visitante sale del cenador y mira hacia arriba verá largos brazos de glicinia agarrándose a arboles cercanos…¿los árboles piensan?

 

3.7. Mirador de Palmeras y Cycas

Esta zona del jardín por encima del canal, por la edad de las palmeras parece que fue plantada por la familia Echevarria-Echevarrieta. Se pueden admirar 6 tipos de palmeras muy interesantes pero a nuestras espaldas se pueden ver otros 4 tipos, completando palmeras de los 5 continentes. Además de lo hermoso del lugar este es un buen lugar para explicar a los niños las formas diferentes de las palmeras.

Azulejo del mirador de palmeras

Podemos explicar que las palmeras pueden hacer dos tipos de hojas diferentes: pinnadas (como un peine) o palmadas (como la palma de una mano). También podemos enseñar troncos completamente lisos, con otros que dejan la base de la hoja como “escamas” de un dragón o los que dejan las hojas colgando toda la vida. Incluso al explicar el punto 12, que lo haremos sin movernos del sitio, veremos que algunas palmeras tienen un “estuche” verde al final de su tronco llamado capitel. Este estuche justo antes de las hojas protege la yema de crecimiento de la palmera frente a los huracanes en sus países de origen. Belleza y conocimientos unidos de la mano en La Concepción.

Hablaremos un poco de cada palmera de este mirador empezando desde la que se encuentra más a la izquierda, pudiendo el visitante guiarse por el cartel de cerámica para saber cual es cada una.

Palma yatay (Butia yatay)

Palmera de hojas pinnadas sin capitel procedente de Brasil y Argentina. Palmera muy rústica y resistente que deja restos foliares en su tronco en forma de “escamas de dragón”  que la hace muy ornamental.  De crecimiento muy lento, de sus frutos se hace un licor muy apreciado en sus zonas de origen.

Palma cana (Sabal palmetto)

Palmera de hojas palmadas procedente de Carolina del Sur y Florida de donde es su emblema oficial. Aguanta muy bien tanto encharcamientos como salinidad e incluso sombra, pero en estas condiciones crece muy poco (aunque no suele ser muy alta normalmente). Por La Concepción hay muchos ejemplares muy bonitos con su tronco liso de color muy claro casi amarillo que las caracteriza.

Palmera datilera enana (Phoenix roebelenii
(este ejemplar murió hace unos años y se espera sea reemplazado)

Curiosa palmera del Vietnam y Laos de hojas pinnadas sin capitel de la que hay muchos ejemplares en La Concepción. Muy pequeña y elegante con sus finísimas palmas y su tronco con restos foliares como “espinas”. Son de las pocas palmeras que aguantan inundaciones durante varios días sin que se afecte su crecimiento o desarrollo, que como su nombre indica es escaso. Es la pequeñaja que está en el centro de todas las demás.

Palmera reina (Syagrus romanzoffiana)

Palmera pinnada con capitel originaria de Brasil, Paraguay y Argentina. Los jardineros gustan de llamarlas “cocos plumosos” porque sus palmas tiene hojas en varios planos recordando plumeros para el polvo. Con hermosos troncos lisos grisáceos, aquí vemos dos ejemplares muy altos y delgados, unos 25 m, encontrándose entre las más altas de España. Hay muchos cocos plumosos por La Concepción y por Málaga por ser muy frondosas y elegantes. Esta junto a la Palma cana.

Palmera con enaguas (Washingtoniana filifera)

Palmera de hojas palmadas procedente de Estados Unidos y Méjico. Aquí está rodeada de Bambúes que casi tapan completamente su tronco. Su nombre de Palmera con enaguas se debe a su característica de mantener sus hojas secas durante toda su vida colgada del tronco, por lo que da aspecto de tener unas enaguas. Las primeras que llegaron a Europa en un jardín público están documentadas a final del siglo XIX.- Este ejemplar con sus 22 metros y su edad cercana a los 120 años puede que se encuentre entre ellas, aunque no se documentó por ser un jardín privado. El nombre de Washingtoniana se la deben al primer presidente de EEUU aunque en honor a la verdad esta palmera se encuentra más ligada a la historia de unos pieles rojas: los Cahuillas. Hablaremos un poco mas delante de la historia de este pueblo indio vinculada a esta palmera (cuando hablemos de la ninfa).

Datilera de la roca (Phoenix rupicola)

Rara palmera procedente del Himalaya que presenta hojas pinnadas y sin capitel. Se adapta muy bien a suelos rocosos y al frío, pero al contrario que las demás phoenix esta tiene el tronco muy liso. Este ejemplar de La Concepción esta considerada la más alta de Europa, con unos 8-9 metros y aunque no está en la cerámica del recorrido oficial merece ser incluida por su belleza y rareza. La podrás encontrar a la derecha del todo, detrás de la gigantesca Palmera de enaguas que está rodeada de bambú.

 

Sin movernos del sitio nos giramos para ver una última palmera , quizás la más bella del jardín: la Gran Dama Blanca.