2. Camino de Palacio

A este Jardín se llega dejando atrás el Museo Loringiano  y tras llegar a un camino doblar a la derecha. Tras bajar dos o tres metros, a la izquierda una placa de vinilo indica el inicio. 

2.1 Jardín de aclimatación González-Andreu

Chambeyronia macrocarpa

Este pequeño Jardín lleva el nombre del primer director de La Concepción en su etapa municipal. En pleno corazón del Jardín Histórico, se creó una zona de experimentación para intentar aclimatar plantas que tradicionalmente han sido de interior. Esta zona del jardín es un hermoso paseo de cascadas y pequeños estanque recuperado casi entero desde cero porque estaba muy deteriorado.

Al inicio de esta zona, frente al cartel de vinilo, destacan 4 especies de palmeras muy jóvenes (en grupos de tres ejemplares) que hacen un conjunto completo donde estudiar casi todas las características posibles de este grupo botánico. Incluida una de las pocas palmeras del mundo que hace hojas rojas (Chambeyronia macrocarpa). Pero solo son rojas unos pocos días al nacer y no todas las hojas que nacen (2-3 al año), por lo que hay que tener suerte para disfrutar de este hermoso espectáculo. Afortunadamente el resto de la belleza de esta zona si es más duradera.

2.2. Costilla de Adán (Monstera deliciosa)

Al inicio del Jardín de aclimatación del punto 2 se pueden ver grandes ejemplares de Monstera deliciosa, pero los hay por todo el Jardín Histórico

Monstera deliciosa

Originaria de México es muy frecuente en macetas y patios de muchas casas andaluzas. Empezar con una planta tan “vulgar” este magnífico jardín puede parecer paradójico. Pero en La Concepción hasta lo vulgar se torna excepcional, pues se pueden apreciar dos características difíciles de ver en macetas: su carácter de trepadora y sus frutos. Por todo el jardín se la ve trepar a los árboles encontrando ejemplares de más de 4 metros de altura agarradas a los troncos buscando el sol. Su nombre de Monstera se debe a lo monstruoso de sus hojas agujereadas y deliciosas al sabor del fruto. Fruto “delicioso” que comparan su sabor con el de la chirimoya, aunque si se come cuando no está maduro puede resultar indigesto.

Fruto de Monstera

También es conocida como Costilla de Adán por sus hojas en forma de costilla y su fruto que recuerda a una parte anatómica concreta de Adán…que no tiene Eva. Hay variedades botánicas diferentes de la Monstera por todo el jardín, todas trepadoras y muy hermosas.

 

 

Andar después hasta el final del jardín de aclimatación y disfrutar de las fuentes y arroyos. Se sale a una gran glorieta a la izquierda llamada de Amalia Heredia.

 

 2.3. Colección de Bambúes y Bambú vulgar (Bambusa vulgaris)

Se avanza unos metros desde la glorieta hacia arriba hasta un puente y si mira a la derecha junto al puente, se ven unos bambúes de gran tamaño.

Colección de Bambúes en el Jardín de La Concepción

Desde el puente se ve una zona extensa a la derecha que algún día será un espacio botánico de diferentes especies de bambúes. Se pueden ver unos magníficos bambúes vulgares de color verde intenso llamados la “vara del caminante” por su suave tacto y porque tienen agua potable en su interior.

Son capaces de crecer hasta 30 cm al día, pero aquí solo crecen unos 10 cm. Si se queda uno en silencio puede incluso escucharlos de crujir según se “estiran”. Tras estos grandes bambúes hay un bosque de bambú negro, originario de Vietnam, bambú muy delgado y difícil de cultivar. ¡Y aquí hay todo un bosque!

En esta zona se puede ver una especie de “invernadero” sin cristales: es un secadero de bambú del siglo XIX. Se usaba para secar el bambú que después se utilizaba en muebles  y escaleras que aún se ven por este hermoso jardín. Junto a el un invernadero moderno donde se están acondicionando y aclimatando diferentes especies botánicas. Un lugar bello que cuando le da la luz crea interesantes reflejos de color verde.

Terminar el puente y mirar a la izquierda detrás de un gran árbol de grandes raíces para encontrar la siguiente especie.

2.4. Palmera Chilena  (Jubaea chilensis)

Tras el gran Ficus de raíces colgantes se encuentra una de las mejores  Joyas de La Concepción. Buscar una palmera algo regordeta en la base.

Palmera chilena (Jubea chilensis) en el Jardín de La Concepción

Especie en peligro de extinción siendo el único ejemplar de la provincia de Málaga hasta que se plantó otro en el Mapamundi de Palmeras. Esta especie es la que hace el tronco más grueso del mundo porque acumula agua haciendo una “barriga” característica,(aunque en este ejemplar de La Concepción no es muy excesiva). Este ejemplar tiene el increíble tamaño de 14 metros un tamaño importante que pocas alcanzan en su edad adulta.

En Chile se le llama “Palmera de la Miel” porque se extrae una rica melaza que se acaba transformando en bebida alcohólica: el licor de palma. El problema es que la palmera debe tener al menos 80 años y al extraer la miel la palmera muere. Por eso se están perdiendo algunos bosques enteros de palmeras chilenas centenarias y están al borde de la extinción. Este ejemplar tiene 150 años y es una de las palmeras más importantes de La Concepción.

 

2.5. Ficus de Hoja de Magnolio (Ficus macrophylla)

Es el Ficus de la izquierda que tiene grandes pies y varias raíces colgantes.

Ficus macrophylla

Ficus originario de Australia que forma raíces aéreas que después se pegan al tronco formando parte de ellos como se puede ver en este ejemplar. Cuando dos troncos de este tipo de ficus se acercan la corteza desaparece para fundirse en uno solo. En Calcuta hay un Ficus con un tronco del tamaño de un campo de fútbol que salió de unirse 33 ejemplares por el tronco. Aconsejamos además mirar el tamaño de su copa porque en estos ficus se calcula que su raíz tiene el mismo tamaño.

Estos árboles son epifitos, una propiedad que los convierte en asesinos de árboles. Un árbol epifito  necesita que los animales coman sus frutos y defecan las semillas enteras encima de otro árbol. Esa semilla, con el abono que supone las heces de monos y roedores, hace crecer raíces que llegan hasta el suelo. Cuando las raíces alcanzan el suelo estrangulan al árbol en cuya copa han nacido.  Pero hay algo muy interesante en este ejemplar de La Concepción y es que una de sus raíces al llegar a otro árbol lo rodea sin dañarlo ¿un asesino de arboles evita dañar un árbol? La “explicación” de este comportamiento es que necesita árboles vivos cerca para colonizarlos por arriba. Si los mata por abajo no tendría árboles cercanos para nacer y propagarse.

El Árbol del Pie, una leyenda en La Concepción

Este Ficus de Hojas de Magnolio tiene una leyenda muy hermosa en este jardín siempre verde que es La Concepción. Si miráis la raíz que bordea a otro árbol desde arriba dela cuesta veréis que parece un pie…y lo es.

Un pie para un jardinero..

Cuentan que cuando el jardín fue “abandonado” por los herederos de los Echevarría, los arboles andaban preocupados de quien los cuidaría. Entonces este viejo ficus, cercano al arroyo, se levanto una noche con una de sus raíces y tras coger agua fue regándolos  a todos. Así se convirtió en un árbol jardinero, respetado y querido por todos. Y el jardín sobrevivió más de 30 años solo.

Cuando entró el Ayuntamiento en La Concepción pudo comprobar cómo sus raíces habían roto el muro que da al riachuelo. Cuando lo arreglaron dejaron uno de sus pies para que todos recordáramos y agradeciéramos a este árbol jardinero el cuidado de La Concepción durante tantos años.

La historia del árbol jardinero no es nueva. Los pueblos celtas y vikingos siempre han hablado de árboles pastores. De estas leyendas sacó J.R. Tolkien a los Erm para  “El señor de los anillos”. Historias que cuentan que en todos los bosques o jardines hay un árbol más grande, más viejo y más imponente que cualquiera. Son los árboles pastores. Las leyendas celtas dicen que desaparecieron camino del norte “cuando sonaron las campanas”. Es decir cuando el cristianismo se extendió estas leyendas desaparecieron, pero en La Concepción aún queda un árbol pastor: el árbol del pie que tiene junto a usted.

Ahora buscamos un busto de mármol blanco de Amalia Heredia que esta cerca pero un poco escondido. Subimos un par de metros desde el árbol del pie en dirección a la casa palacio y giramos a la derecha. A unos tres o cuatro  metros tras haber girado a la derecha hay una pequeña fuentecita entre arboles y al fondo esta el busto de Amalia.